Se producen 1000 millones de onzas de plata (31,1 gramos) anuales, contando minería y reciclaje.

Eso equivale a 4 por persona por año en el mundo, unos 2 €. Es una cantidad totalmente insignificante. Y si pensamos que solo 1000 millones de los más de 7350 millones de personas que habitamos el planeta y compartimos recursos compran plata pueden comprar plata porque no están en situación de pobreza, equivale a unos 30 € anuales, unos 15 gramos de plata, que sigue siendo una cifra ridícula.

De esos 1000 millones de onzas anuales, más de la mitad se usa en la industria (paneles fotovoltaicos, iphones, medicina…) por lo que queda un 45%. Un 20%-25% es usado para monedas y lingotes al año, lo que equivale a unos 200-250 millones de onzas. Eso quiere decir que anualmente solo nos corresponde normalmente 1 gramo de plata por persona y año, 0.5 €.

Comprando 100 gramos de plata (50 €) te garantizas la plata física que te corresponde como persona durante toda tu vida.

Los inversores recomiendan tener al menos un 10% de tu patrimonio total en metal precioso, y dentro de eso al menos tu peso en plata. Unos 75 kilos aproximados.

250 millones de onzas son 7775 toneladas de plata. Cada año, menos de 100.000 personas pueden cumplir el objetivo marcado de tener su peso en plata debido a que no existe suficiente. Eso es 1 persona de cada 73.500 que habitan el planeta. Eso es ser único y hacer cosas únicas.

250 millones de onzas para el 1% de la población son unos 100 gramos por persona y año. Sólo el 0.1% de las personas pueden comprar 1 kilo de plata al año, y son muchas menos, ya que hay otros que compran menos cantidad por lo que otros no pueden comprar la cantidad.

Con un 1% de una de las fortunas de Forbes se compran 1200 Toneladas de plata (600 millones de €) con el 6,4% de su fortuna compra toda la plata anual destinada a monedas y lingotes. Si otros pocos ricos ponen solo el 1% de su riqueza en plata, no hay plata disponible en el mundo.

Con 100 € al mes durante 30 años al precio actual de la plata (que subirá) equivale a esos 75 kilos. Por lo que cualquier joven puede montar su plan privado de jubilación sin excusas ajustando los valores mensuales. Simplemente ahorrando el equivalente a 1 copa a la semana en una salida, supone 1 kilo de plata al año.

Con la plata física a estos precios… a más, mejor. Como hemos repasado rápidamente, la plata es muy escasa y se espera que se llegue prácticamente a agotar su producción minera antes de 20 años, por lo que es una muy buena inversión a futuro. Cuando eso ocurra, al cabo del tiempo los que tengan el metal físico podrán decidir el precio por el que la venden, que podría llegar incluso superar al del Oro, ya que la plata se tiende a gastar y el oro se tiende a acumular.

Hay que tener en cuenta que la plata que no tengas tu, la tendrá otro. Si quieres tener algo exclusivo que poca gente puede tener en cantidad, eso es la plata, mucho más exclusivo que un smarthphone recién salido al mercado. El precio de un SmarthPhone de 1200 € equivale a 2.5 kilos de plata. Solo 3,2 millones de personas pueden tener 2.5 kilos de plata al año, mientras que smarthphones se hacen muchos más millones y luego además pueden dejar de funcionar con el tiempo o requieren nuevas inversiones.

200.000 CryptoSilver equivale a la producción minera actual de 7,4 años. No será posible adjudicar todas ahora mismo porque no existe ahora mismo tanta plata y además que cada vez que se envía plata a domicilio son CryptoSilver que dejan de estar asignados por lo que son reutilizables. Pero poco a poco y si la gente lo quiere, podríamos llegar a acumular tanto metal como para afectar al precio y beneficiarnos todos antes de que se vaya agotando. Con tal de tener 1 CryptoSilver en circulación pero que haya sido retirado en mano 50.000 veces, vamos por buen camino.